Preguntas Frecuentes

Si quieres saber Cómo elegir el colchón ideal, debemos tener en cuenta varios factores. Tales como la edad de la persona que va a dormir, el peso corporal, si posee algún problema de salud y si vamos a dormir solos o en pareja.

De manera general, existen tres tipos de sensaciones a tener en cuenta cuando buscamos un equipo de descanso. Únicamente debemos de tener en cuenta si nos gusta dormir en uno firme, en uno con firmeza media o con firmeza blanda.

Los colchones elaborados con muelles, son aquellos que presentan una firmeza más elevada, los viscoelásticos una firmeza media y presentan una gran adaptabilidad, por ello, son los más aconsejables para aquellas personas que no tienen claro, pues se amoldan a nuestra anatomía, permitiendo una posición natural, mientras que los de látex son los más mullidos y su uso es recomendado para bases articuladas.

Si padece algún tipo de dolor muscular o alguna patología ósea, lo más aconsejable es que consulte con su médico para que te indique qué tipo de descanso es el más adecuado para tu caso.

Uno de los principales problemas a la hora de no poder conciliar el sueño es el calor. En la actualidad existen colchones con fibras atérmicas y capas de algodón, las cuales se encuentran destinadas a disminuir la sensación de calor producida por el núcleo del colchón. Los colchones de Somnio se encuentran tratados para evitar el calor en la fase de descanso.

También es muy importante tener en cuenta el tipo de protector y fundas. Lo aconsejable es que sean de tejido transpirable.

¿Se pueden pedir colchones de medidas especiales? En Somnio, disponemos de una amplia variedad de colchones de los cuales muchos de ellos se pueden realizar con la medida deseada. Generalmente los colchones de medidas especiales se realizan bajo pedido y su periodo medio de fabricación oscila entre 15 días.

Para mantener nuestro colchón higiénico, debemos tener en cuenta una serie de cuidados básicos como una aireación diaria, pasar la aspiradora y volteado cada 3 meses. Debemos de tener en cuenta si nuestro colchón es de ambas caras o a una cara en el caso de ser viscoelástico. Si desea más información detallada, le aconsejamos que mire Cómo alargar la vida del colchón.

Si lo que quieres es ponerle una funda protectora para proteger el colchón, te recomendamos que utilices fundas 100% transpirables. Además, a ser posible, es mejor que se use un modelo de funda que deje la parte baja del colchón libre, para una mayor ventilación.

Un uso continuado del colchón, puede provocar un ligero hundimiento en la parte donde más descansamos. Dicho hundimiento se denomina efecto huella, el cuál es el culpable de que a la larga nuestro colchón vaya perdiendo esa uniformidad. Sin embargo, a pesar de presentar dicha huella, nuestro núcleo se encuentra en un estado intacto debido a que el hundimiento que presenta nuestro colchón está asociado a los materiales suaves con que están realizadas las fundas y acolchados.

Se considera que el efecto huella es normal cuando presenta un hundimiento de hasta 3 cm. Podemos comprobarlo de manera muy sencilla únicamente midiendo los centímetros de desnivel con un hilo y de extremo a extremo del colchón, posteriormente mide la parte más hundida y listo.

 

Para poder llevar a cabo una medición exacta del colchón, es recomendable medirla desde la zona central superior a la inferior y sin ejercer presión sobre ellos.

La densidad del colchón no es más que la cantidad de material que hay por cada centímetro cubico. Se trata de un factor de gran importancia. Independientemente de la composición de nuestro colchón (muelles, visco, látex…) a mayor densidad, aumenta el confort, adaptabilidad y durabilidad del mismo.

Antes que nada, debemos de tener una cosa clara. Da igual que tengamos el mejor colchón del mundo o el peor, se recomienda cambiarlo cada 3 años los modelos básicos y cada 10 años como mucho los modelos de alta calidad, siempre y cuando hayamos tenido un cuidado y una limpieza constante. Éste es el tiempo que indica la Asociación Española de la Cama (ASOCAMA).

En Somnio, disponemos los años que recomienda el fabricante en todos nuestros productos.

El peso de la persona es uno de los factores más importantes a tener en cuenta a la hora de escoger nuestro colchón. Por ellos nuevamente te recomendamos que leas Cómo elegir el colchón ideal.

Lo más importante a tener en cuenta si somos personas corpulentas es que los colchones de látex no son la mejor alternativa. Tampoco se recomienda aquellos colchones con una viscoleástica excesiva, pues pueden ser demasiado envolventes y agobiantes para la persona que duerme.

Hoy día podemos encontrar numerosas medidas, el ancho recomendado para camas individuales es de 105cm y de 150 a 200 cm para las medidas de matrimonio. Indistintamente del ancho seleccionado, se recomienda comprar un colchón que sea como mínimo 10 cm más alto que la persona durmiente. En las camas de matrimonio, siempre se tomará como referencia la persona más alta.

Soy un bloque de texto. Haz clic en el botón Editar para cambiar este texto. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Los colchones de muelles bicónico o también conocidos como Bonell, son los más habituales u presentan una forma de doble cono, de forma que se estrechan por el centro. Dichos muelles se encuentran unidos entre sí por hilos de acero.

Los colchones de muelles son los únicos tipos de colchón que no se deben doblar. Si desea usar un colchón de muelles con una base articulada, le recomendamos que utilice los colchones de látex o viscoelásticos.

Efectivamente los sistemas de descanso con muelles son los más frescos del mercado. A diferencias de los colchones de látex o viscoelásticos, los colchones de muelles son más firmes. Por ello, al no tener tanta adaptación, se evita la sensación de calor. También los huecos libres que quedan a lo largo de todo el colchón debido a los bloques de muelles permite una mayor ventilación.

Los colchones compuestos por viscoelástica presentan un material atérmico, es decir, es un material neutro, no presenta ni frío ni calor. No obstante, las características que presenta este material hacen que se adapte de manera perfecta a nuestra anatomía, envolviendo las regiones de nuestro cuerpo apoyadas en nuestro sistema de descanso. Obviamente, al encontrarse una mayor zona de nuestro cuerpo en contacto, puede provocar un aumento de la temperatura corporal en las zonas que estén en contacto.

Por eso, es importante comprobar que nuestro colchón viscoelástico disponga de sistema de ventilación 3D en los laterales.

Los colchones viscoelásticos están elaborados para situarlos encima de las bases tapizadas, somiers, canapes…

Según la Asociación Española de la Cama (ASOCAMA), recomienda renovar los equipos de descanso como máximo cada diez años.

En el mercado existen colchones viscoelásticos económicos los cuales no están preparados para durar muchos años.

Los colchones viscoelásticos se encuentran elaborados por dos caras, una con viscoelástica y la otra parte generalmente suele ser de algún material firme que funcione como soporte, como por ejemplo el Eliocell de los colchones de Somnio. En este tipo de colchones se recomienda su uso en la cara viscoelástica, la cual es la que recupera su forma de manera más lenta.

En nuestras gamas, la cara que no presenta viscoelástica se encuentra elaborada con un tejido 3D para mayor ventilación o con tejido neutro sin acolchar.

También tenemos a disposición de nuestros clientes, modelos viscoelásticos a ambas caras.

Si, puede pedir un colchón viscoelástico de medidas especiales. En Somnio, disponemos de fabricación bajo pedido. Esto quiere decir que usted puede elegir las medidas deseadas y posteriormente se le fabricará.

Login

Registro | Contraseña perdida?